miércoles, 11 de abril de 2007

Fotoperiodismo y discursos lopezobradoristas

En las estaciones División del Norte, Zapata y Coyoacán de la Línea 3 del Metro actualmente se encuentra la exposición Expo Foto Periodismo. Las fotografías pertenecen a muy distintas cámaras, nacionales y extranjeras, pagadas e independientes.

La primera sección con la que me topé fue la del Metro Zapata, que es la de contenido político y social. Dos temas y dos lugares retratados te paralizan la conciencia: Atenco y Oaxaca. Sin documentar el morbo, logran captar instantes que definen muy bien lo que estaba (¿está?) pasando.

Luego me llamó la atención un discurso implícito. Las fotos de la toma de protesta como presidente legítimo de López Obrador y las fotos burlonas de Fox y Calderón. Sin importar que Fox merezca eso y más, me pareció que hay un mensaje interesante. No le resto importancia al movimiento lopezobradorista y por supuesto, creo que debe estar documentado, pero no más que su contraparte panista. Lo que resulta cuando terminas de mirar y juntas los signos es un discurso perredista. Pienso que es lógico. A final de cuentas el espacio le pertenece y es auspiciado por el Gobierno del D.F. y su Instituto de Cultura. Sería, por demás, contradictorio que hicieran una apología de lo que ellos llaman el "gobierno espurio".

De esa serie vale la pena resaltar un par de fotos de Calderón y compañía jugando futbol. Además, una fotografía del momento exacto en que le arrojaban pintura a un servidor público en Oaxaca. Ni como describirla, hay que verla.


Sobra decir que la calidad de las fotografías es magnífica. En las otras estaciones podemos ver desde el concierto de U2 hasta la fresirockera artista pepsi Julieta Venegas. Miramos gente común en las calles, en el propio metro, en circunstancias cotidianas. Subcomandante Marcos (o Delegado Cero), sexoservidoras, ancianos, niños.

El Metro también es cultura.

1 comentario:

Artemisa dijo...

Lo único que me gustaría saber es ¿cuánta gente relamente las ve cuando pasa por ahi? Creo que nuestro pueblo, el mexicano, a fuerza de estar tan olvidado se ha hecho inmune a contemplar o apreciar el arte o la belleza de algo. Por eso somos tan destructores. Digo, ojalá que si y ya de entrada, es un buen esfuerzo poner más opciones culturales al alcance de todos, no sólo de quienes pueden pagar funciones de la Fundación Cultural Telmex o del Auditorio Nacional.