miércoles, 8 de abril de 2009

No estoy de vacaciones y me preocupa el agua

La vacación es relativa. Ha sido el momento perfecto para montar el consultorio que por cierto, está quedando más que bonito. El fin de semana fue de compras y estos dos días han sido todo pintura y armado de muebles. Cansado sí, pero sumamente emocionante. Muy pronto estaremos listas para arrancar.

Y me preocupa que vayan a cortar el agua, porque estos días estaré aquí en el defe, arreglando el changarro y seré un porcino sin bañar si me falta el agua. Dicen las versiones oficiales que mi colonia no está en la lista de las afectadas, pero sí la de junto, que está a una cuadra de distancia. Entonces, me pregunto, ¿me faltará o no el agua en el próximo fin de semana? ¿Debería organizar a mis vecinos para pedir una pipa?

Seguido pienso; ¿Debo o no tirar el papel de baño al WC? Algunos dicen que no porque tratar el agua con residuos de papel es más complicado, pero da la casualidad que en el mismísimo metrobús hay un póster que publica la UNAM que habla del fecalismo y dice lo contrario. Dice que la costumbre de tirarlo en un bote sólo genera la posibilidad de contagiar infecciones y que el papel es biodegradable y debe arrojarse al inodoro. Pero en las recomendaciones que da la mismísima Conagua, dice que no tiremos el papel ahí. Así que yo ya no sé. Necesito una opinión científica.

El nuevo proyecto, las nuevas emociones y las no vacaciones me han hecho nostalgiar. Estoy en esa etapa del proceso de duelo en la que el extrañamiento pesa. Es decir, esa parte de las patadas de ahogado, en la que queremos a la persona de vuelta y no sucede. Y bueno, resulta que tampoco haré nada para hacerlo suceder. También hay que aprender a hacer los duelos y soltar el aferramiento. Recibí el libro que me envió como regalo de cumpleaños apenas hace una semana. La verdad es un libro sumamente inspirador, que además venía lleno de mensajes, algunos de ellos chistes locales. Y claro, por estar receptiva cualquier señal lo trae al presente. Hay tantas cosas que quisiera compartir con él, pero estoy consciente de su imposibilidad. Y cascadas de recuerdos, "estampidas de tiempo los ojos tendrán" como dice el buen Silvio. La primera película que vimos juntos, luego El Cadáver de la novia, el restaurante cantonés de nuestra primera comida que acaba de cerrar, la primera comida con sus padres, el viaje a Jalcomulco, las charlas, las bromas... En fin, una enorme lista de instantáneas, momentos, respiros, palabras, silencios. Me encantaría compartir el nuevo proyecto con él. Pero hoy no queda más que recordar, tragar saliva y pasar a la siguiente fase: la resignación.

O quizá, nunca estaremos separados porque compartimos la misma energía. Quizá el amor sí es más fuerte que la relación, como él solía decir, porque quizá él sabía mejor que yo de las cosas de la vida que yo no quise escuchar. Y aún en la distancia, en la profundidad de ser, seguiremos juntos siempre.

O quizá, es una patada de ahogada en una ciudad con escasez de agua.

3 comentarios:

georgie dijo...

En cuanto al papel de baño te comento que lo ideal es tirarlo en el inodoro para no causar infecciones. Este hábito se hace en países de Europa y en Canadá. Pero lamentablemente en el DF los edificios y casas tienen sistemas de cañerías muy viejos por lo que es común que se tapen; como en es el caso de las Colonias Roma, Condesa, Narvarte y del Valle Centro solo por mencionar algunas.
Otro punto importante es consumir solo papel de baño de color blanco, son los que menos químicos sueltan al contacto con el agua que los de color.
En conclusión, es recomendable tirar el papel de baño al WC por higiene, siempre y cuando las tuberías de tu departamento o edificio no sean tan viejas

Anónima dijo...

La duda ecológica: toda una investigación al respecto con una economista y precursora del cuidado de los recursos naturales, que trabajó aquí en esos menesteres y ahora tiene gran credibilidad en Australia, dice: tíralo en el ihnodoro.

Con respecto a lo otro: chet!!! creo que necesitamos otra platicada de esas como cuando revisamos mis capítulos de tesis jajajaja.


Mientras tanto: probablemente sean patadas de ahogado, probablemente sólo ahora la tendencia a cambio y todos estos lindos arreglos en y para el consultorio, te estám nostalgiando hacia otra de las cosas que ya no está y aún no ves algo nuevo.

Asté es fuerte!!1 verá que pronto la vida dará un pertinente giro. Entretanto entretente y pues cualquier cosa M aquí si es que en algo puedo ayudar.

Aproveche esta nueva güena racha del consultorio que seguro le traerá miles de buenas vibras!!

tink pink dijo...

No creo que sean patadas de ahogada, mas bien quiero resignarme o mas bien acostumbrarme a la idea de que nunca dejas de extrañar a alguien que fue importante en tu vida solo que sin la sensacion de morir pork ya no esta; como me dijo una amiga el amor nunca se acaba solo se trasforma y deja de ser desesperado... ya pasará y vendrán nuevas cosas y mucha suerte con su conultorio un abrazo