viernes, 18 de noviembre de 2005

Cómo terminar un cuento

Dentro de la literatura hay cuentos que podrían tener continuación, y sin embargo, terminan. Alargarlos en muchas ocasiones es una necedad. El cuento termina, porque es imposible hacerlo una novela.

Todos sabíamos que esto podía pasar. Darle continuidad a una relación a distancia, es de por sí, difícil. Lo es aún más cuando no hay suficiente voluntad de ambas partes. Guillaume ha dicho que quiere una relación light y eso lo ha convertido en un rechazado de mi casting para marido. Ya me conozco, yo no puedo llevarla leve. Yo tiro todas las campanas al vuelo. Así que es mejor retirarse. Fue lindo mientras duró y me dejó suficientes beneficios.

Sólo pude contestar al estilo Sex & The City: I'm sorry. I can't. Don't hate me. En muchas ocasiones anteriores, me han oído decir que sólo se trata de vivir el momento y dejar fluir, pero como decía Violetta R. Schmidt (Diablo Guardián), cuando una no sabe lo que vale, acaba dándose por menos. Yo ya no estoy dispuesta a poner toda mi inversión en un negocio no redituable. Estoy lista para la apuesta total. Lástima que él no.

Ya he entregado el corazón por un precio muy bajo. Así me ha ido. Hoy tengo la fortaleza para decir NO. Si no quieres todo el paquete, entonces no me hagas perder mi tiempo. A lo mejor es sólo un desfase de tiempos. A lo mejor es una disonancia de sentimientos. ¿Qué más da? Si no queremos lo mismo, no hay caso.

Prórroga de la convocatoria al casting para marido. Manden su cv con foto.

1 comentario:

Karen dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.