miércoles, 12 de agosto de 2009

"Ternurita"

Hablábamos hace un momento Ardilla y yo de nuestra propensión a sentir "ternurita" por todo. ¿Qué será lo qué me pasa? De pronto, todo me da ternura y se me hace rete bonito como conejo pachón.

A lo mejor es la edad, en que las hormonas hacen un simulacro de amor maternal.

Y es que no sabes, qué bonitos están mis compañeritos de la maestría. Uuuuuy, son preciosos. Son entusiastas, participativos, y sonrientes. Son muy diversos y bienolientes.

Y no sabes, las personas que llegan al consultorio, ¡SON HERMOSAS! Todas, así con su humanidad y sus palabras, y sus gestos, y sus preocupaciones.

Y los alumnos, noooo, bueno, qué bárbaro. Con sus pelitos juveniles, y sus ganas de hablar de cosas importantes, y sus niñerías, y sus anotaciones en cuaderno y sus ganas de ser profesionistas.

No estoy siendo irónica, estoy hablando totalmente en serio.


Aaaaay, qué bonitos están todos ustedes. Los quiero taaaanto... (ojitos de corazón, brinquitos y jeidis).

(¿Estaré dopada, enloqueciendo, al borde de una crisis epiléptica, a punto de morir o sólo soy una ridícula entusiasta de la primera semana de clases?)

4 comentarios:

Hein? dijo...

.

Simplemente eres tú comadre, y hagamos heidis por ello.

.

RЄĐ dijo...

Mhhh... justo hace una semana hacia la reflexion de que mientras mas rucos nos vamos haciendo nos vamos volviendo mas Emos. La única diferencia entre un Emo anciano (que es hacia donde todos vamos) y un Emo joven es que los primeros no se compran los accesorios.
Me despido dejándoles una imagen mental muy chocarrera:
En Familia con ChabEmo.

Brenda Bejar dijo...

Lástima que ya no me tocó tu lado sensible, no se si hubiera gozado o huido de tus abrazos fraternales.
Sin embargo, creo que mientras no pienses que los miau de tus gatos dicen mamá todo está en orden.

Anónima dijo...

porque la ardilla y tu son ternuritas!!! las quierooo