jueves, 29 de enero de 2009

Dice Woody

Woody Allen, por supuesto. En Annie Hall (1977):

"Recordé aquel viejo chiste, aquel del tipo que va al psiquiatra y le dice:

- Doctor, mi hermano está loco, cree que es una gallina.
Y el doctor le responde:
- ¿Pues por qué no lo interna?
Y el tipo le dice:
- Lo haría, pero, necesito los huevos.

Pues, eso más o menos es lo que pienso sobre las relaciones humanas. Son totalmente irracionales, y absurdas, pero, supongo que seguimos manteniéndolas porque necesitamos los huevos".

Coincido.

Y le pierdo el miedo a Woody Allen y honestamente, me va conquistando. Si tienen favoritas y quieren recomendar, por favor, háganlo con confianza. Yo apenas vi Annie Hall hace unos días y me gustó mucho.

Por lo pronto, me quedo con la frase final.

5 comentarios:

Titotitocapotito dijo...

NOOO, cómo que apenas viste Annie Hall!!!, es un must. Como casi todo de lo Allen, quien como persona -en el campo de sus relaciones sentimentales- me cae mal. Pero sus películas son buenísimas. Te toca Manhattan.

nadamioesfake dijo...

no mames... let the list begin, yo amo a woody!!!
1. Match Point.
2. Vicky Cristina Barcelona.
3. THe curse of the jade scorpion.
4. Deconstructing Harry.
5. Everyone says i love you
6. mighty aphrodite
7. the purple rose of cairo.
8. manhattan
9. interiores.
10.manhattan murder mystery...
para comenzar.. luego hablamos más!

El último sobrenombre que uso dijo...

.

Pues a mi me gusta Love and Death (1975).

.

Brenda Bejar dijo...

Hola Dení, justo en esta semana empecé a leer un libro de Woody y tiene un cuento que me hizo reir hartomucho, o sea harto y mucho.
Hace su versión de la biblia, habla de Abraham e Isaac y más adelante, viene lo siguiente, hasta te lo googleé, pa' que veas qué buena onda soy jaja:

Y vino a ocurrir que un hombre que vendía camisas fue azotado por tiempos adversos. Ninguna de sus mercancías hallaba comprador ni él prosperaba. Y el hombre oraba y gemía:
-Señor, ¿por qué me haces surfir de este modo? Todos mis enemigos venden su género menos yo. Y estamos en plena temporada. Mis camisas son buenas. Mira la calidad de este rayón. Conseguí cuellos abrochados, cuellos de fantasía, pero nada se vende. Y no obstante he observado tus mandamientos. ¿Por qué no podré yo ganarme la vida cuando mi hermano menor se está forrando de su pret-a-porter para niños?
- Acerca de tus camisas...
- Sí, señor -exclamó el hombre, cayendo en rodillas.
- Ponles un cocodrilo en el bolsillo.
- ¿Cómo dices, Señor?
- Haz lo que te estoy diciendo. No te arrepentirás.
Y el hombre cosió en todas sus camisas un pequeño símbolo que representaba a un cocodrilo y he aquí y a ojos vista que su mercadería se vendió de improviso como rosquillas, y fue un gran regocijo, mientras que entre sus enemigos era el llanto y el crujir de dientes, y uno de ellos exlamó:
- El Señor es misericordioso. Me ha hecho yacer en verdes praderas. El problema es que ahora no sé cómo levantarme.

tink pink dijo...

quiero creer que la fasinacion y grandeza de las relaciones humanas es su carencia total de racionalidad; bien diria nietzche todo que se hace por amor esta mas alla del bien y del mal; y supongo que la pasion no se racionalisa es por eso k se vuelve absurdo pero ala vez totalmente seductor...

espero estes muy bien cuidese abrazos